Cuando creer es poder

 

“No voy a poder memorizar estas palabras”, “me cuesta mucho aprender inglés”, “el inglés es imposible para mí”. Estos son algunas de las oraciones que escucho y he escuchado de mis alumnos/as adultos/as.  En la mayoría de los casos, estas ideas exponen o representan creencias que albergan en su interior y que, posiblemente, sean las que bloqueen el acceso a un mayor avance en el aprendizaje del idioma. 

He hablado de este tema en otro artículo de este blog (“Todos podemos aprender un idioma extranjero si creemos que podemos”), donde desarrollo la idea que todo tiene que ver con los lentes con el que miremos la realidad y el mapa que utilicemos. Si nuestros lentes nos muestran un camino difícil y azaroso, es probableque ni siquiera intentemos llegar a nuestra meta. Si, por el contrario, miramos y vemos un camino con ciertas dificultades pero todas superables y disfrute en el proceso, posiblemente, queramos lanzarnos a la aventura. 

Los seres humanos estamos biológicamente diseñados para pensar en modo “negativo”, lo cual genera emociones como el miedo, la ansiedad, la tristeza, la ira, la frustración, etc. Cultivar creencias que generen emociones “positivas” como la alegría, el interés, la esperanza, entre otras, parecería ser el gran desafío o, al menos, eso es lo que enseña la psicología positiva. 

En otro artículo, explicaré como podemos cultivar estas creencias para prepararnos mejor ante el proceso de aprendizaje de una lengua. Principalmente, se trata de permitirnos crear nuestra realidad cultivando aquello que queremos en nuestras vidas y, por supuesto, también, ocupándonos de lo que no nos beneficia. 

En octubre de este año, 2022, empezaremos un club de lectura feliz o happy book club para practicar el inglés a la vez que nos nutrimos y cuidamos por dentro. Está diseñado para estudiantes con nivel intermedio o intermedio avanzado en adelante. Aquí va la invitación. Espero que sea de vuestro interés. 

 

 

No Comments

Post A Comment