Los cinco requisitos fundamentales para aprender una lengua extranjera

Los cinco requisitos fundamentales para aprender una lengua extranjera

A lo largo de estos años como profe y coach de idiomas, he aprendido a detectar ciertas características que son fundamentales para un aprendizaje de lenguas eficaz y exitoso.  En este artículo, resumo cinco que considero esenciales: 

1- Paciencia

Por desgracia, para muchos, aprender una lengua extranjera en una semana no es posible. Quizá, puedas decir algunas frases o comunicarte en ciertas situaciones específicas de manera acotada, pero es muy poco probable que puedas aprender hasta llegar a un nivel intermedio en un período de tiempo corto. No existen las recetas mágicas. 

Es por eso que armarse de paciencia es necesario para ser capaces de sostener el aprendizaje en el tiempo sin darnos por vencidos o sentirnos frustrados.  

2- Tener un sistema propio

Es clave poder tomar el aprendizaje en nuestras manos, es decir, hacerlo nuestro. Esto quiere decir ser capaces de adaptar el aprendizaje a nuestra rutina diaria, preferencias, estilo de aprendizaje y características. Un ejemplo de esto puede ser una alumna mía a la cual le resultaba muy difícil y azaroso utilizar archivos de pdf y ciertos programas del ordenador y ha descubierto que el móvil le resulta más fácil y práctico, así que le envío la tarea y ejercicios por Whatsapp. Otro ejemplo es un alumno que utiliza los domingos para estudiar inglés con su hijo porque, de esa manera, es más motivante, y practica su comprensión oral mirando vídeos en versión original por las noches. 

 3- Liberarse y/o ser conscientes del miedo al fracaso o a “hacerlo mal” y de la vergüenza

Está bien hacer errores. No me canso de repetirlo en clase. La mayoría de los aprendices de una lengua extranjera parecen tener miedo al error, a equivocarse y, así, se rigidizan y bloquean, impidiendo la comunicación. 

Ser conscientes del miedo, de que el miedo existe, y hacerle un lugar sin rechazarlo ni convertirnos en ese miedo nos permite relajarnos y soltarnos más. La relajación da lugar a más creatividad, elemento fundamental en el aprendizaje de una lengua extranjera.  

4- Permanecer abiertos a lo desconocido y la ambigüedad

Esta es una de las razones por las cuales las personas que tienen cierta inclinación hacia las matemáticas  y el tipo de pensamiento más lógico matemático encuentran difícil lidiar con la ambigüedad característica del aprendizaje de una lengua. Un ejemplo de esto es leer un texto (escrito u oral) y querer entender todo, palabra por palabra o frustrarse cuando no hay una explicación lógica de un punto gramatical específico.                                                                                                                                                                          

5- Automonitoreo ( o ser capaces de prestar atención a lo que decimos y cómo lo decimos)

Este es, quizá, uno de los puntos más importantes. Aprender un idioma es un proceso que tiene como objetivo final lograr el correcto balance entre fluidez y precisión. El automonitoreo-  prestarnos atención a nosotros mismos cuando hablamos- nos ayuda a ser conscientes de lo que decimos y cómo lo hacemos. Es útil para aprender una estructura gramatical nueva y para poder corregir errores que hacemos habitualmente, ya sea de pronunciación o gramática. Parece existir una correlación entre la falta de atención al hablar, ya sea debido al estrés, distracción o déficit, y la repetición de errores gramaticales. Para poder aprender una lenguas extranjera es requisito indispensable poder atendernos y estar mínimamente presentes cuando la practicamos. 

No Comments

Post A Comment

AllEscortAllEscort