There’s no failure, only feedbackNo hay fracaso, sólo retroalimentación

There’s no failure, only feedback

present, positive psychology, beauty, kindness, NLP

As I’ve already mentioned in another post, our fear of making mistakes becomes an important obstacle in adult language learning. One NLP presupposition helps us to change our view of mistakes completely, it says: “there is no failure, only feedback” . Mistakes are not there to frighten us or make us feel utter failures. They are there because we need to learn from them, to grow and evolve. Our response to mistakes should go something like this: ” What did I learn from that? How can I do it differently next time so that it won’t happen again?” . In this way we accept responsibility for our actions and make the necessary amends. We tranform mistakes into opportunities in our learning processes. We focus on the solution and not the problem. Human beings are most of the times too self-critical. We have, even though we are sometimes not fully aware of it, a predator inside that’s always telling us how stupid and what failures we are. We need to stop that voice, to silence it completely, to isolate it until it cannot be heard any more. This will allow us to be more creative, not only in the way we use and learn languages but also in the way we do things in general. It will free us from the pressure to be perfect and will encourage us to welcome more challenges into our lives. After all, the most successful learners (and not just language learners) are the ones who are willing to have a go and try new things. Alexander Graham Bell started his first sound experiments around 1860 and made the first intercontinental telephone call in 1915. Thomas Eddison made 1,999 attemps before he eventually managed to invent the light bulb. English novelist John Creasey got 753 rejection slips before he published 564 books. Babe Ruth struck out 1,330 times but also hit 714 home runs. There is no failure, only feedback. Think about the chances you miss when you don’t even try.

Spanish version:

Como ya he mencionado en otra publicación, nuestro miedo a cometer errores se convierte en un obstáculo importante en el aprendizaje de idiomas en adultos. Una presuposición de PNL nos ayuda a cambiar nuestra visión de los errores en forma completa, dice: “No hay fracaso, sólo retroalimentación”. Los errores no están ahí para asustarnos o hacernos sentir unos fracasos totales. Están ahí porque necesitamos aprender de ellos, crecer y evolucionar.  Nuestra respuesta a los errores debería ser algo como: “¿Qué aprendí de eso?¿Cómo puedo hacerlo diferente la próxima vez así no ocurre nuevamente?”. De esta forma asumimos responsabilidad por nuestras acciones y hacemos las reparaciones necesarias. Transformamos errores en oportunidades en nuestro proceso de aprendizaje. Focalizamos en la solución y no en el problema. Los seres humanos somos la mayoría de las veces demasiado críticos de nosotros mismos. Tenemos, aunque a veces no seamos completamente conscientes de ello, un depredador adentro que está diciéndonos continuamente cuán tontos y fracasados somos. Necesitamos parar esa voz, callarla por completo, aislarla hasta que no se pueda oír más. Esto nos permitirá ser más creativos, no sólo en la manera que usamos y aprendemos idiomas sino también en la forma que hacemos las cosas en general. Nos va a liberar de la presión de ser perfectos y nos alentará a darle la bienvenida a más desafíos en nuestras vidas. Después de todo, los estudiantes (y no sólo de idiomas) más exitosos son los que están dispuestos a intentar y probar cosas nuevas. Alexander Graham Bell comenzó sus primeros experimentos con sonidos alrededor del año 1860 y pudo concretar su primer llamada telefónica transcontinental en 1915. Thomas Eddison hizo 1.999 intentos antes de lograr inventar la bombilla. El novelista inglés John Creasey recibió 753 rechazos editoriales antes de publicar 564 libros. Babe Ruth poncheó 1.330 veces afuera pero también anotó 714 cuadrangulares. No hay fracaso, sólo retroalimentación. Pensá en las oportunidades que perdés cuando ni siquiera lo intentás.

No Comments

Post A Comment

AllEscortAllEscort